lunes, 3 de marzo de 2008

INCOMPRENSIONES MUTUAS

Un tema apasionante en el cerebro es cómo se relaciona con otros cerebros. Dentro de este tema, basándose en el modelo de Herrmann, Marie Joseph Chalvin desarrolló las incomprensiones mutuas. Cómo dos cerebros tienen una forma tan distinta de percibir el mundo y de ordenarlo que les cuesta mucho entenderse. Me parece que es una aportación estupenda. Ella lo describe en su libro "Los Dos Cerebros en la Escuela", editorial TEA. Cuando lo ví pensé que sería trabajoso traducirlo al mundo de la empresa pero me confundí. Fué tan sencillo como sustituir profesor por jefe y alumno por colaborador. Luego realicé una serie de entrevistas con varios jefes y colaboradores. Han sido las entrevistas más divertidas de mi vida: "¿Conoces a mi jefe?" Me decían sorprendidos. Y los jefes lo mismo:"¿Has hablado con fulanito?" Las descripciones que realiza Chalvin son completas y divertidas. Pongo un ejemplo:
El maestro Cortical Izquierdo opina del alumno Límbico Derecho:
  • Lo hace a propósito
  • No quiere conocer el significado de las palabras
  • Es tan afectivo
  • No se puede explicar sin añadir algo
  • No es lógico, ni racional
  • No debería decirlo pero son cerrados
  • Son simpáticos pero...
  • Pasa el tiempo charlando
  • No me escucha
  • Va a pedirme que se lo repita

El alumno Límbico Derecho opina del profesor Cortical Izquierdo:

  • Es demasiado fuerte para mí
  • No entiendo nada de lo que ha dicho
  • No puedo preguntarle
  • Se va a reir de mí
  • No tiene gracia
  • Ya ha visto mi error
  • Con él se trabaja todo el tiempo
  • No entiendo su letra
  • Lo he olvidado

Seguro que se ve reflejado en alguna de las descripciones. Un cerebro racional, lógico, técnico, focalizado en detalles, no se entiende con un cerebro creativo, lateral, comunicativo, holístico... Los dos cerebros no se entienden mutuamente. ¿Te has parado a pensar qué va a suceder en la evaluación de desempeño? El cerebro con una dominancia límbica derecha está perdido. Su jefe (en general) en vez de valorar la manera distinta en la que enfoca el trabajo va a destacar la incomprensión.

Su jefe no percibe que ante una pregunta aparentemente inconexa puede estar la preocupación de su colaborador de encontrar otra manera de hacerlo. No va a valorar su capacidad de comunicación.

Sólo si conoce el funcionamiento de los distintos cerebros será capaz de entender por qué su colaborador trabaja de esa manera. Pero para eso hay que saber qué sucede... en nuestro cerebro.

1 comentario:

Xavier López i Sanz dijo...

Así pues, se puede hablar de córtex derecho e izquiero, de sistema límbico izquierdo y derecho. ¿Se puede hablar entonces (siguiendo a McLean) del "cerebro réptil" derecho e izquierdo?

Abrazos