viernes, 20 de mayo de 2011

DEMASIADO CONTRA SUFICIENTE

No me gusta mezclar distintos niveles de análisis. Ya he comentado varias veces es "totum revolutum" en el que somos una sopa cuántica y, por lo tanto, puedo analizar cualquier problema desde el nivel que quiera. Ahora estoy leyendo varios libros: algunos de ellos son de la escuela de management crítico. Creí que era una contradicción en términos pero no es así. Aunque no tiene nada que ver con el cerebro, casi nada, recomendaros el libro de Michela Marzano "Programados para Triunfar". (Editorial Tusquets) es todo un mazazo que denuncia muchos artefactos ideológicos del management. Demoledor.
En estos momentos algunas plazas de España están llenas de personas (entre ellas uno de mis hijos) que piden que nuestra democracia tenga más densidad y que los mercados no nos manejen como si fuéramos recursos... humanos. Existen libros denunciando la entrega del alma (es una metáfora) que exigen las empresas a los trabajadores. En España los horarios son exagerados (inhumanos) y la gracia es que tenemos una baja productividad.
Uno de los libros que estoy leyendo es  "Las Ventajas del Deseo" de Dan Ariely (Editorial Ariel). Ariely siempre cuenta muchos experimentos en sus libros, a veces induce a confusión por la gran cantidad de lso mismos. En este libro toca uno de los temas delicados de la crisis: las primas a ejecutivos. Demostrando que primas muy altas logran un menor desempeño. Por decirlo con una idea clásica se confunden el fin y los medios. Me pagan tanto si logro beneficios exagerados que hacen que me lleve por delante la ética, el dinero de mis clientes, los ahorros de un incauto desinformado en la otra parte del mundo... En fin, un buitre financiero sin escrúpulos.
Hace años leí un libro que me cambió la vida: "La Bolsa o la Vida" de Rodrigues y otra autora que por desgracia no recuerdo. Era un libro de inteligencia financiera. Una de las preguntas que hacía era: ¿cuál es tu suficiente?
Parece que una estimulación excesiva para el cerebro y las primas lo son, provoca estragos en el desempeño y en la capacidad de razonar del cerebro. En el trabajo todo parece una estimulación excesiva. Nos realizamos a través del trabajo y vivimos para trabajar. Con un cerebro que no entiende el dinero. Así que, amigos míos, comencemos buscando el suficiente en el dinero, en la estimulación cerebral, en las horas y energías dedicadas a al trabajo, suficiente sufrimiento en el trabajo... Reivindiquemos el suficiente como algo que puede salvar nuestras vidas en diversos aspectos.
Besos y abrazos.

1 comentario:

Pablo dijo...

Buenas noches.

Precisamente acabo de adqurir el libro de Michela Marzano y espero ponerme a leerlo en breve. Estaba esta tarde en FNAC, recogiendo un pedido y se me ocurrió pasar por la sección de sociología, para ver que libros había de max Weber, y al irme, me encontré con el volumen, me llamó la atención el título, lo cogí y la lectura de la contraportada y del índice me decidió.

Estuve varios años escuchando a mi anterior jefe funcional hablar de la actitud proactiva, los puntos fuertes y débiles, y toda un jerga de pseudo gurú del neomanagment (aquí me acuerdo de Iñaki Piñuel) y, ahora que busco un nuevo empleo, cuando leo esas cosas en las ofertas de empleo, me echo a temblar.

Sí, es cierto que en España tenemos unos horarios maratonianos(aunque nos recuerdan, periódicamente, que hay un elevado absentismo; sobre este tema hay mucha tela que cortar)y que las empresas nos venden, en muchas ocasiones la moto pero, a la hora de la verdad, no les tiembla el pulso, creo que eso termina produciendo una especie de disonancia cognitiva.